Tal como vimos en nuestra clase, muchas veces respondemos en nuestra crianza justamente de la manera en la sabemos que no deberíamos responder.

Esto se debe a que determinados elementos del contexto «activan» en nosotros esquemas mentales que arrastramos de forma inconsciente, y que se denominan «Modelos operantes internos». De esta manera, frente a una situación (por ejemplo) tensa o desafiante, nuestro cerebro podría dejar de funcionar como mamá/papá/adulto, para dar paso a la coexistencia con otra versión de nosotros mismos, lo que hace que terminemos comportándonos como niños justamente en esas ocasiones en las que necesitábamos ser adultos.

La «música de suspenso» o «música tiburón» nos habla de las ocasiones en la que una señal específica del contexto nos activa comprensiones previas de determinadas circunstancias, provocando que hagamos una mala lectura emocional de las señales que nos envía nuestro hijo o hija. En esta mala lectura podríamos sentir que el berrinche de mi hijo es un intento de manipulación, o que el llanto de mi hija tiene por objetivo desafiarme. Así, finalmente terminamos comportándonos como papás y mamás más intolerantes, irritables o rígidos de lo que quisiéramos ser.

Si quieres leer más sobre los Modelos Operantes Internos, te recomiendo darle un vistazo al documento «Apego adulto: Los Modelos Operantes Internos y la Teoría de la Mente«. Puedes descargarlo haciendo click en este enlace.

¿Te gustaría profundizar más sobre los contenidos que hemos revisado en esta clase?
Te invito a mirar la grabación del taller «Seguridad emocional».
Dispondrás de 60 días para verlo a tu ritmo. ♥
Utiliza el código CONGRESO2022 para obtener un descuento exclusivo en tu curso!

haz click sobre la imagen para acceder al curso